Páginas

lunes, 21 de noviembre de 2011

Eduardo Aliverti: “A la radio siempre la definí como mi novia”

Son las palabras del reconocido locutor y periodista Eduardo Aliverti para destacar la importancia que tiene la radio en su vida.

  Con 55 años, Eduardo Aliverti es LA voz de la radio argentina. Actualmente dirige la Escuela Terciaria de Estudios Radiofónicos (ETER), conduce Marca de Radio durante las mañanas de los sábados por AM 910 Radio la Red -junto a Liliana Daunes-; el programa Decime Quien Sos Vos, los domingos por la mañana en AM 870 Radio Nacional y Dos Gardenias, por la misma emisora, los lunes por la noche.
El periodista habló sobre su experiencia en los medios, la importancia de la política, su vida cotidiana y la “partida de aguas” surgida a partir del enfrentamiento entre el gobierno Nacional y los medios de comunicación oligopólicos.

El Locutor de la familia
“Mi vieja quería que fuese Pediatra -comienza contando Eduardo-, pero estudié Medicina un par de años porque no había podido entrar a estudiar Locución en el ISER, nada más que por eso”. Sus planes de ser locutor y de dedicarse al periodismo no coincidían con los sueños de su familia, a quienes Aliverti describe como “la típica familia de clase media-media baja, que quería a ‘mi’jo el dotor’”.
Pero Eduardo Aliverti insistió para alcanzar su sueño y se convirtió en Locutor y en periodista desde muy joven. Cuenta que en 1978, con 22 años, ya estaba conduciendo -en reemplazos- con Magdalena Ruiz Guiñazú. “Ahí se produjo la reversión en la actitud de mis viejos y ya era ‘mirá dónde está el nene’”, relata el locutor que declara que cuando trabajó de otra cosa -en una farmacia y en la caja de una fábrica de licores, sellando pagaré- lo “echaron por inútil de los dos lados”.
Aliverti reconoce que, fuera de lo que es la radio, no sabe hacer muchas cosas: “Hago buenos asados, juego más o menos bien al ajedrez y sé de fútbol, aunque no lo practique”, y sentencia: “Con respecto al trabajo, siempre supe que hacía esto o me moría de hambre”.

Su vida, su pasión: La radio
“A la radio siempre la definí como mi novia”, Eduardo Aliverti comienza así describiendo su relación con el medio que, más que un trabajo, es su pasión desde siempre. Con respecto a su declaración, explica: “En el sentido de estar permanentemente enamorado. Porque uno está siempre enamorado de la novia, no vive enamorado de la esposa”.
Fuera de la radio, el periodista continúa con su actividad escribiendo en el diario Página/12 y confiesa que tras esta experiencia, le costaría mucho estar sin escribir, pero en el caso de que tuviera que hacerlo, lo supliría de alguna manera. “En cambio, no puedo imaginar vivir sin hacer radio. No puedo respirar si me falta la radio”, asegura el locutor de voz grave.
Eduardo encontró otro placer en el proceso de redacción: “Cuando escribo, me siento frente a la computadora, me levanto, me sirvo un whisky, me detengo un rato, me pongo a escuchar música, y sigo escribiendo”. Sin embargo, aunque intenta relajarse, reconoce que no lo logra en una totalidad, porque lo hace en función de sentirse más cómo para escribir. “Es un problemita que tengo”, explica Aliverti, y aclara: “Soy un tipo al que le cuesta muchísimo relajarse, siempre estoy pendiente de las responsabilidades. En ese sentido, me gustaría relajarme mucho más que lo que puedo”.


El micrófono como lugar de militancia
Eduardo Aliverti empezó el secundario en el 69, en el contexto del Cordobazo, y lo terminó en 1973, con la asunción de Cámpora y la vuelta de Perón al país. En base a esto, el periodista explica que su interés por la política es una cuestión generacional: “Soy setentista”, afirma.
Sin embargo, ese interés por la política también había sido alimentado desde el interior de su hogar, en el que se hablaba constantemente de política: “Mi viejo era un buscavida, profundamente comunista y leía muchísimo”, comenta Aliverti, quien explica que nunca militó partidariamente, aunque sí participaba en los Centros de Estudiantes y en las manifestaciones. “En el sentido partidario-dirigencial, nunca nada me llenó como para sumarme a militar -comienza relatando el locutor-. Siempre pensé que mi militancia era el micrófono; siempre me sentí mucho más útil desde una postura de pensamiento crítico”.

La “partida de aguas” y las discusiones políticas
Cuando se refiere a la situación actual de los medios, Eduardo declara: “Me parece que es el momento con aguas más partidas en términos de posicionamiento explícito de los actores de poder periodístico que yo recuerde”.
“Se ha generado una situación objetiva por la cual nunca ha sido tan explícito el hecho de que unos estamos de un lado y otros estamos del otro”, explica el periodista, aclarando que la situación le parece positiva porque toda su vida luchó “contra la falacia de la presunta independencia del periodismo”.
En relación a la partida de aguas, Aliverti cuenta que el resultado es que ahora se cuide más con quién se encuentra a discutir sobre política. “Hace tres o cuatro años, tenía menos prevenciones que las que tengo ahora a la hora de con quién me junto”, plantea el periodista, quien enfatiza: “No soporto llegar a un lugar y que te hablen de las carteras o los zapatos de Cristina. No lo puedo soportar”.
Finalmente, Eduardo cita a las personas que dicen “yo no me meto en política” y, a modo de respuesta, declara: “La política se mete con vos, te guste o no te guste. Hay gente que no entiende esto y ya hay discusiones que no tengo ganas de tener”.


RECUADROS

Aliverti por Aliverti
“En mi vida cotidiana, soy tan rutinario como zafado. No tengo una hora a la que me levanto, considerando que soy insomne, o casi”, comienza describiendo así, su día a día, Eduardo Aliverti. Cuenta que escucha radio a cualquier hora, y que, de uno a diez, “cinco son de lectura, tres son pensar en la comida, uno es la traslación de todo lo que leo a cómo hacer radio y a cómo escribir, y uno es salir de noche”. Con respecto a esto último, aclara que últimamente está muy casero, pero sí le gusta salir al cine y a la cancha a ver a Boca. “Antes lo hacía más seguido, ahora estoy muy introspectivo. Vivo solo”, explica Eduardo.
Sabe que hay una imagen construida sobre su persona, pero asegura que al contrario, él se divierte mucho más de lo que se cree. “Hay una idea de que soy nada más que un bicho de libros y de lectura política, y ese es sólo un componente de mi persona, no es lo que me define completamente”, asegura Aliverti.

La educación en Comunicación
Además de periodista, Eduardo Aliverti es Director de ETER y Jefe de Cátedra del Taller de Radio de la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires, desde 1987. A partir de la experiencia como docente y del contacto con los estudiantes, el periodista asegura que en los últimos tres años ha notado un crecimiento considerable de la cantidad de chicos con inquietudes político-sociales, “con inclinaciones a descubrir qué hay más allá de los discursos circulantes”. En este sentido, Aliverti observa que hay una mayor tendencia a producir programas, piezas sonoras o artículos ligados a problemáticas sociales diversas. “Es algo que en los 90 no existía, hay un descenso de la frivolidad”, concluye con cierto optimismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario