Páginas

domingo, 6 de febrero de 2011

Sandra Russo: “La mentalidad patriarcal no tiene que ver con ser mujer o ser hombre”

Fueron las palabras de Sandra Russo al analizar la cuestión de género en la política argentina actual. En la entrevista, la periodista habló de las diferencias entre generaciones de mujeres y remarcó la importancia de Milagro Sala como militante social.


Sandra Russo, actualmente reconocida como una de las panelistas del programa “6, 7, 8”, comenzó su carrera de periodista a los 19 años en la revista llamada Expreso Imaginario, luego de enviar una conmovedora carta de lectores que provocó que los editores la invitaran a formar parte de la redacción. Desde ese entonces, Sandra no hizo más que seguir aprendiendo y progresando en su carrera, no sólo como periodista sino como escritora.


 Cuando nació Página/12, en 1987, la periodista se sumó a la redacción, primero como redactora y luego subeditora de la sección de Política Internacional, posteriormente como editora de la revista Página/30 e Información General. Años después, luego de alejarse un tiempo de los medios gráficos para adquirir experiencia en radio y televisión, fue convocada por Página/12 para que armara y editara el suplemento de mujeres Las/12, que dirigió durante cinco años.

No es un hecho casual que fuera Sandra quien se hiciera responsable de la edición de un suplemento de mujeres, ya que uno de los temas que atraviesa todos sus textos -y el motivo de la entrevista- es precisamente ese: la mujer. La cuestión de género, las diferencias generacionales, y el rol de la mujer en la política, son algunos de los puntos sobre los que habló Sandra Russo.


Diferencias generacionales
En agosto de 2005, en la Contratapa de Página/12, Sandra publicó una nota titulada “El otro lado de la vía”, donde volcó sin filtros la enfermedad psiquiátrica de su madre y relató su posterior internación en una clínica de Quilmes. La nota terminaba con la siguiente reflexión: hay una generación de mujeres -la de su madre- que huyeron de sus deseos y cumplieron a rajatablas lo que se esperaba de ellas.

“La diferencia con la mía es que nosotras somos una generación de mujeres que salió espontáneamente al mercado laboral -analiza Sandra-. En la época de nuestras madres, todavía existía la opción de casarse y de quedarse puertas adentro. Me parece que en mi generación ya no era una opción”.

Según la periodista, para ella y otras mujeres de su generación, ir al colegio estaba directamente conectado con tener una profesión. “Me parece que desde la adolescencia llevamos inscripto otro mandato, que es el de ingresar al mercado laboral”, afirma.

Pero Sandra, que también es madre, observa nuevos cambios en la generación de su hija adolescente: “Las nuevas generaciones volvieron a considerar la opción que nosotras dejamos de lado. A mi hija se le puede ocurrir casarse con un hombre con plata y no trabajar; a mí nunca se me hubiese ocurrido”.

Mujeres políticas y militantes
Algo para destacar, es que, en los últimos años, las mujeres comenzaron a ocupar cada vez más puestos de liderazgo, incluyendo posiciones de poder en la política y como militantes sociales. Actualmente, dos casos paradigmáticos de la Argentina son, por un lado, la actual Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, y, por el otro, Milagro Sala, la militante social jujeña y líder de la Tupac Amaru -sobre quien Sandra escribió su último libro-. ¿Cuál es la reacción de la sociedad y de los representantes políticos de la oposición frente al liderazgo de una mujer?

“La mentalidad patriarcal no tiene que ver con ser mujer o ser hombre, atraviesa los géneros”, comienza explicando Sandra, y continúa: “Tiene que ver con discursos instalados y lo que estamos viendo desde que asumió Cristina, es eso, un discurso patriarcal puesto en boca de hombres y de mujeres”.

Con respecto a la reacción que despertó en algunas mujeres, la periodista plantea que “llama un poco más la atención cuando ese discurso está en boca de una mujer, porque es un poco más patético, sobre todo figuras como Elisa Carrió. Sin embargo, me parece que ya no produce el efecto que provocaban las caceroleras del campo en el 2008 hablando de la ‘yegua’”. Este último término, según Sandra, fue resemantizado y resignificado por la gente: “¿Qué pasa ahora con las ‘yeguas’? Está todo bien con las yeguas”.

El caso de Milagro es diferente al de Cristina. “Me parece mucho más común que haya, no presidentas, pero sí dirigentes políticas con aspiraciones presidenciales, y los problemas que tiene, los tiene por haber llegado”, afirma. En cambio, plantea que en el caso de Milagro es notorio el peso, ya que “ser dirigente y líder de un movimiento social es algo mucho más osado que ser dirigente política”. Desde la oposición, tanto de la izquierda como de la derecha, se la caracteriza a Milagro Sala en términos de “india violenta”. Sobre esto, Sandra llega a la conclusión de que “para ellos, lo violento es que haya mucha gente liderada por una mujer”.

Sin embargo, aunque la cuestión de género es un tema bastante recurrente en los textos de Sandra Russo, considera que hay que dejar esa cuestión de lado y pasar a la acción directa. “Me parece que es evidente que hay mujeres en todas partes, en grupos de resistencia, en grupos de Facebook, en agrupaciones políticas, militantes políticas y sociales, y que lo que hay que hacer es actuar”, asegura.


La mujer en los medios
En septiembre de 2009, Sandra Russo estuvo en la UTN Avellaneda para dar su apoyo a la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, donde afirmó que “hoy necesitamos otros medios de comunicación para dar otros puntos de vista sobre las noticias”. Casi un año después, ya aprobada la ley, asegura que “va a cambiar todo, pero no sabemos cómo va a ser”. “No podemos imaginarnos en la práctica, funcionando en igualdad de condiciones, una radio indígena con una radio feminista, una radio universitaria, un canal de televisión de un movimiento social, y un canal privado”, explica, y concluye: “No sé cómo va a ser esa convivencia, pero seguro que va a ser mejor que lo que tenemos hasta ahora”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario