Páginas

martes, 7 de julio de 2009

Te cuentRo el reencuentro?

Carta a una amiga que vive al cruzar el "gran charco", varios kilómetros al norte


Hablamos bastante, como amigos de la vida que se reencuentran luego de muchos años. Mucho cariño de por medio, con ganas de ponerse al día. Ni bien me vio, me abrazó fuerte como diciendo "qué lindo volver a verte, qué loco estar abrazándote a VOS después de tanto tiempo", como si no fuera real, una sensación muy linda. A mí me pasó algo parecido.

Fuimos a merendar a un barcito cerca de mi laburo -él un café con leche y yo un café doble- y fumamos más de lo que merendamos. Por lo que me dijo, él no fumaba hacía un montón, pero se bajó la mitad de mi atado!!

Me contó todo lo que hizo durante estos años, más que nada a nivel laboral y académico. Estudió un poco en un lugar, después un poco en el otro, sin terminar ninguno de esos estudios. Es que no le interesaba el título, no era eso lo que buscaba. Cuando consiguió el laburo que quería, largó los estudios por varios años -ahora retomó uno nuevo-. Hasta que se cansó de bancarse que lo boludeen, que lo usen, así que renunció y se fue de la casa de sus viejos. Hace un año y medio que se fue a vivir a Capital. Vive con su novia. También hace un año y medio que está sin laburar. Lo que no sé es hace cuánto tiempo que está de novio, porque no se lo pregunté.

Hablamos durante tres horas sin parar, más que nada de música, de la carrera de cada uno y de más o menos lo que hicimos durante estos años. Nos costaba entender que habían pasado siete desde la última vez que nos habíamos visto. Ninguno dijo nada sobre el día que lo dejé, nos limitamos a recordar los buenos momentos que habíamos vivido cuando estábamos juntos, pero sonábamos más a buenos amigos que a ex novios. Igualmente, eso fue lo que estuvo bueno. Me gustó recuperar el lado más "amistoso" de nuestra relación. Eso sí, ninguno habló mucho sobre sus otras relaciones, apenas las mencionamos al pasar, por las dudas, no sé bien de qué, pero por las dudas.

La realidad es que, al final de la jornada, me di cuenta de que me encontré con otra persona que no es ni un poco parecida a aquella persona que conocí, sólo físicamente, nada más. No me pasó nada a nivel afectivo, más allá de un cariño hacia él como un "amigo de la vida". Me gustó sentir eso.

Después me acompañó hasta la estación, a pesar de que le dije que no era necesario (él se iba a tomar un bondi). Se fue para Constitución y yo para Ezeiza. Quedamos en volver a vernos algún día y nos despedimos con un sarpado abrazo de "que lindo haberte reencontrado!".

4 comentarios:

  1. qué lindo encontrar tu blog.....nos seguimos conociendo jajaja
    te mando un beso niña!

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. a mi no me gustaria encontrarme con un ex.aunque algunos fueron personas importantes en mi vida prefiero verlos como una imagen difusa en mi mente.son mejores asi,estan intactos.
    lo que muestra tu reencuentro Karito es que vos creciste y él no.que bueno que no hayas sentido nada más que un cariño amistoso!
    te quiero,amiga.
    sale un café en el centro en estos días polares?

    ResponderEliminar
  4. soy una histérica,suprimí el comment anterior por una falta de ortografía,jajaja,si,si,lo sé...

    ResponderEliminar