Páginas

domingo, 7 de junio de 2009

Otra vez no. ¿No?

I wouldn't have to be writing this, not at all!
I'd have to be doing some 'homework',
but I just can't do that right now.
My mind isn't here.
It's just a great cold grey afternoon to be sad,
listening to some music,
smoking a tasty cigarette,
and, did I mention TO BE SAD?
Because, though I don't feel that way,
I feel I SHOULD!


Maybe that's the last thing to do during this kind of afternoons:
to feel 'confused'.
Or maybe not...



"Ni siquiera sé por qué me siento así, no puedo dejar de pensar en el flaco, pero sé que no puedo estar con él. Bah, no sé si es que 'no puedo', lo que pasa es que es un bardo, no da. Es mucho más chico y ya pasé por esa situación y sé que no sirvo para ese tipo de relaciones." Me decía una amiga entre vasos de cerveza y fernet, acompañadas por un cenicero lleno de colillas de Camel -todas provenientes de mi atado- y rodeadas de gente, de ruido, de música, de mesas, sillas, y más gente.

Lo hablamos por horas, creo que hacía tiempo no nos veíamos, pero ese tema fue el protagonista de nuestra charla nocturna. Las relaciones, la complejidad de las mismas, nuestras contradicciones internas. El clásico 'quiero todo, pero nada a la vez'; el inconformismo constante -o su opuesto: el patético conformarse, seguido de 'es lo que hay'-; la búsqueda de la libertad pero las ganas de tener un compañero; vivir sin presiones, sin sentirse propiedad de un otro -sino un par-; no tener propiedad sobre un otro; no ser celada, ni sentir celos; no proyectar a futuro, sino disfrutar del presente. ¿Complicado? No, te parece!

En medio de la charla, de las risas por esas contradicciones que una siente como 'lógica pura', mi amiga me dice: "Lo peor es que si yo le intentara explicar todo esto, no me entendería. Me diría que soy una histérica y que si me pasan 'cosas' con él, me deje de joder y me haga cargo. Pero hacerse cargo de que a mí me pasan 'cosas' pareciera llevarme directamente a 'bueno, me tengo que poner de novia y hacer todo como hacen todos', y NO QUIERO!" Y yo la escuchaba atenta, y pensaba que tiene razón. Está bien, no me resulta tan difícil ponerme de acuerdo con mi amiga; realmente nuestras cosmovisiones del mundo se asemejan demasiado, y con respecto a estos temas, parecen cuasi calcadas. Como iba diciendo, pensaba que tiene razón.

Particularmente, la sociedad femenina que nos rodea -y con esto me refiero a nuestras madres, hermanas y amigas- tienen otra idea, que quizás es la que sigue la regla general: o estás soltera o estás en pareja (eso implica noviazgos, convivencias o matrimonios, pero todos claramente establecidos y delimitados: VOS estás en PAREJA con ÉL). ¿Qué significa? Que salís con ÉL, que hablás siempre con ÉL, que siempre que salís es con ÉL -excepto en las específicas salidas de amigos/as-, que cada cada vez que a ÉL le pasa algo, estás VOS para escucharlo/aconsejarlo/ayudarlo/arreglarle el agujero del pantalón/tomarle la temperatura o hacerle el té, cual si hubieras parido a una pareja. Es decir, como si tuvieras que hacerte cargo de ÉL, como una madre que es la responsable -en el mejor de los casos, junto con el padre, por supuesto- de que su hijo/a, sobreviva a este mundo y sus adversidades.

Entonces, frente a estas dos aparentes únicas opciones, las mujeres como mi amiga, prefieren seguir solteras, lo que es relativamente mal visto por la sociedad femenina que la -nos- rodea. Lo ven como algo que no logra realizar, un fracaso, algo que le falta, una carencia en su vida. No me voy a extender más de lo que ya lo hice con respecto a esto. Vuelvo a la conversación que tuve con ella.

Cuando me dijo que ella no quiere tener una relación así, yo le pregunté si ella estaba 100% segura de que esa situación se iba a repetir con esta persona con la que le pasan 'cosas'. Ahí dudó, y me dijo: "No, no estoy segura, pero prefiero no volver a pasar por lo mismo. Otra vez ya es cualquiera. Tan boluda no soy". Y no, no tiene que ver con ser 'tan boluda'. Yo la entiendo, y en realidad, comparto su opinión, pero la realidad es que también soy de las que creen que "el que no arriesga no gana" y de que no son todos iguales, ni somos todas iguales. Ni siquiera un mismo ser humano es el mismo, "todo igual" durante toda su existencia. Entonces, ¿por qué no conocer todas esas diferencias y quizás, incluso, comprobar que estaba equivocada?

2 comentarios:

  1. Ni siquiera sé por qué me siento así, no puedo dejar de pensar en el flaco, pero sé que no puedo estar con él. Bah, no sé si es que 'no puedo', lo que pasa es que es un bardo, no da.



    never been there

    cof cof

    :P


    <3

    ResponderEliminar
  2. ¿Te parece tan sexista la cosa? Yo tengo dilemas similares y soy varoncito... no se si llevarlo a "hacerse cargo de..." y si eso es realmente una idea de pareja en todo caso.

    .z

    ResponderEliminar