Páginas

viernes, 20 de junio de 2008

Relaciones y algo más

No me puedo dormir...
Hace horas que divago, doy vueltas, navego, leo, miro, pienso -no sé bien en qué- y miro la hora. Todo el tiempo.. Vuelvo una y otra vez a posar mi mirada sobre esos numeritos que están en el margen inferior derecho de mi monitor y me digo: "En un par de horas me tengo que levantar; mañana tengo que hacer un montón de cosas; estoy cansada; me tendría que ir a dormir" (y así, una infinidad de etcéteras).
Pero no puedo.

Hoy tuve un día así como raro. Hace ya más de un año que estoy sola (es decir sin pareja, noviecito o como quieran llamarlo) y durante todo este tiempo disfruté de mi libertad, tranquila. Intenté no joder a nadie, aunque sé que no lo logré en el 100% de las veces. Hace un par de semanas que estoy metida en una situación medio rara. No sé cómo explicarla sin contar explícitamente, así que no la explicaré. Lo único que sé es que, por algún motivo, me está pasando lo que estuve evitando todo el año, desde que me separé. Se está generando un vínculo que no me agrada ni un poco, en donde predominan los planteos y la necesidad de explicar absolutamente todo a alguien con quien todavía no tengo una relación seria! Lo peor es que prácticamente no pasó nada concreto (o sí, pero no tanto) y ya empieza a aparecer del otro lado: constante predisposión para las discusiones, exigencias ridículas, planteos, escenitas de celos, malos entendidos, incomprensiones, bla... Todas situaciones que sinceramente no soporto, y mucho menos cuando todas comienzan con un f*cking mensaje de texto. Pareciera que el tiempo que pasé delante de esa persona no le sirvió o lo utilizó para acumular todas esas reacciones para luego volcarlas en mensajes absurdos y novelescos.

Luego de estar varias horas compartiendo tiempo y espacio con esa persona, llegué a mi casa y no pasó mucho tiempo hasta que mi celular vibró y sonó (sí, tengo todo activado porque sino ni me percato de que alguien se quiere comunicar conmigo). La síntesis de la seguidilla de mensajes es que esa persona no me entiende, que no sabe lo que quiero, que parece una cosa y después otra, en fin. Después un par de incoherencias más, mensajes que buscaban provocar en mí alguna reacción determinada, dejó de mandar mensajes (evidentemente, esa demanda no fue satisfecha por mí).

La verdad es que no tengo ganas de lidiar con estas situaciones. Mucho menos cuando sé que hay otras opciones. Puedo decir que "NO", y es lo que hago. Le digo que NO a estas situaciones ridículas... y sigo disfrutando de otras personas que me producen momentos más placenteros, más naturales, menos forzados, menos vuelteros y, por sobre todas las cosas, más sinceros (por más que eso signifique estar conciente de que no hay una visión de futuro compartida; por lo menos sí se comparte el querer disfrutar del presente y punto). Me gusta ser frontal y me gusta que sea mutuo. Me fastidia que me vendan cielos rosados... no me interesa comprarlos. Sé que el cielo cambia de color según la ocasión (ah, no.. ese era el camaleón) (perdón por algunos deslices mentales, voy a justificarme diciendo que es por la hora, pero la verdad es que no tiene nada que ver con eso. A veces me pinta decir boludeces, sólo que nunca las publico.. hoy me pintó que sí).

Voy a subir esto, pero en realidad estoy así con ganas de seguir escribiendo mucho... Veo qué hago después de clickear "publicar entrada".

No hay comentarios:

Publicar un comentario